El derecho de asilo, un freno contra la trata