La iglesia de Jesús

iglesia jesusArquitectónicamente hablando, el templo actual de Santa Maria de Jesús tiene planta de cruz latina, y su sistema de cubrición se basa en la vuelta de cañón con lunetos sobre la nave. En las capillas laterales se utiliza la vuelta vaída y sobre el crucero una cúpula bajada sobre pechinas que se remata con una linterna.
Dentro del templo, sus dos titulares se reparten desigualmente el espacio. Así, mientras que las naves principales de la iglesia se consagran al culto de la Virgen, la capilla del trasaltar se dedica al Beato Nicolau Factor.
Por el que se refiere a las tres naves principales, la cúpula que las corona se apoya sobre pechinas que representan ejemplos bíblicos de santas: Ester, Débora, Judit y Abigaíl. Sobre el altar, la imagen de la Virgen María con el niño, obra del escultor Jaume Mulet, se ve coronada por las figuras de dos ángeles que sostienen la imagen del Jesús Niño con la bola del mundo.
Las capillas del lado este del templo están dedicadas en Sant Josep (escultura de Carmelo Vicent), Virgen de los Desamparados y Virgen del Pilar. Por su parte, las del costado oeste se dedican al Cristo de la Providencia (obra de Vicent Bellver) y en Sant Antoni de Padua (obra de Jaume Mulet). En el crucero destacan las imágenes de Immaculada Concepció y del Sagrado Corazón, obras de Peregrín Pérez y Federico Siurana, respectivamente.
En la capilla dedicada al beato podemos ver, bajo los arcos y en las pechinas de la cúpula, representaciones de distintas virtudes presentes en Nicolau Factor: Paz, Contemplación, Fe, Conciencia, Bondad, Paciencia, Modestia, Castidad, Caredat, Benignitat, Gozo y Mansuetud. Estas pinturas son obra de José Camarón y Boronat, y de Luis Planos. Reafirmando el sentido ascensional, en paralelo a la subida del beato a la gloria, los gallones de la cúpula representan imágenes más próximas a la vida de Nicolau Factor: dos imágenes por las cuales sentía especial veneración, la Virgen María de la escalera y la Virgen con el niño, y dos hechos a él atribuidos, la multiplicación de unos panes ante de unos niños hambrientos y la donación de su ropa a un necesitado. Una estatua del santo realizada por Josep Esteve Bonet y una pintura representando su apoteosi, obra de Vicente López Portaña, completan la capilla.
Especial atención merecen, además, los dos paneles devocionales de cerámica esmaltada que encontramos en el vestíbulo de la iglesia, y que representan dos milagros también atribuidos al beato Nicolau Factor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *